viernes, 8 de marzo de 2013

Entrevista a D. Rafael Fernández Ruiz, pregonero de la Semana Santa de Morón de la Frontera 2013.


Hoy Blogmorado se desplaza a la localidad Sevillana de Morón de la Frontera para entrevistar al Pregonero de la Semana Santa 2013 D. Rafael Fernández Ruiz.

¿Quién es Rafael Fernández como cofrade?

Uno más de los muchos que hay en Sevilla. Amante de la tradición y defensor de la labor evangelizadora y social de las hermandades, más aún en estos difíciles tiempos que nos toca vivir.

¿A qué hermandades perteneces?

A la Hermandad de la Santa Cruz de Morón, y en Sevilla a la Amargura y la Resurrección.

¿Cómo vivías en tu infancia la Semana Santa de tu localidad?


Bueno, mi infancia y juventud son de Sevilla. En Triana y el Tardón, donde di mis primeros pasos como nazareno en la hermandad de San Gonzalo, hasta que cumplidos los catorce años pude hacer la estación de penitencia con la hermandad de la familia, la Amargura. También guardo como un gran recuerdo ver hecho realidad el sueño de mi padre y otros antiguos alumnos del colegio de la Salle, cuando el Resucitado realizó su primera estación de penitencia. Y para no extenderme mucho, destacar aquella que siempre ha estado, está y estará presente en mi vida como cristiano y cofrade, la Esperanza Macarena, cuya devoción está arraigada en mi familia desde antiguo.

¿Descríbenos brevemente como vives actualmente la Semana Santa en general?
Con la misma ilusión de cuando era niño, con nervios, deseando que llegue y cuando llega temeroso de que acabe. Pensando en todo aquello que deseo ver y donde hacerlo. Y este año más que nunca, puesto que tengo el inmenso honor de ser el pregonero de la Semana Santa de Morón, ciudad que me ha acogió con los brazos abiertos hace casi 25 años y en la que tengo la suerte de vivir.


¿Cómo te cogió la designación como Pregonero de la Semana Santa de Morón de la Frontera?

La verdad que con sorpresa, aunque conocía la propuesta de la hermandad de la Santa Cruz para mi designación como pregonero, sinceramente no lo esperaba, hay tantas personas en Morón que lo merecen más que yo que no creía que fuera a suceder.

¿Qué recuerdo más emotivo guardas, el día de tu designación como pregonero?
Fue un momento corto pero intenso, ocurrido poco después de recibir la llamada del presidente del Consejo. Aquella noche me dirigía a casa aún bajo la sorpresa de mi designación, cuando llegué a la plaza de la Victoria me detuve y a solas frente a la imagen de Santa Ángela de la Cruz le dije: “Madre otra vez te toca echarme una manita”.


¿De quien te acordaras el día del pregón y porque?

De mi familia, por razones obvias: Muy especialmente de mis padres, cristianos comprometidos como pocos, siempre dispuestos a ayudar con todo lo que tenían e incluso con lo que no tenían. Gracias a ellos y a mis tíos que siendo cofrades donde los haya sembraron en todos nosotros, hijos y sobrinos, la semilla del amor a Cristo y a su bendita madre María. De mi esposa Isabel y mis hijos, Rafael y Diego, de los que tanto amor recibo y sin los cuales yo no sería nada. De amigos y familiares que están a mi lado y de aquellos que se fueron y ya gozan de la gloria de Dios. Y como no, de mis devociones más íntimas, que me acompañan día a día.

¿Qué tipo de pregón vas a dar?

Yo diría que un pregón de corte clásico. Una primera parte de carácter reflexivo, donde quisiera hacer llegar a los cofrades de Morón la importancia de la fe y el amor al prójimo, que a mi modesto entender deben presidir nuestro caminar como cristianos. Y una segunda parte más emotiva y poética de exaltación de la Semana Santa de Morón a través de sus imágenes, en un recorrido cronológico desde el Domingo de Ramos al Domingo de Resurrección.


¿En tu pregón vas a tener palabras emotivas para el: nazareno, costalero, capataces e imágenes de tu devoción?
Por supuesto, aunque serán breves, ya que mis devociones en gran parte están ligadas a Sevilla, y entiendo que no sería correcto ni respetuoso con el pueblo de Morón si me extendiera en esos aspectos.

¿Cómo llevas el pregón, lo tienes acabado o falta algo por rematarlo?
Está casi acabado, a falta de algunas correcciones y de atender las apreciaciones de un par de buenos amigos que lo están leyendo y cuyos sabios consejos ayudaran sin duda a mejorar el texto. En cualquier caso te diría que creo que un pregón no se termina nunca, y que tu mejor pregón siempre está por escribir, porque en definitiva el pregón es parte de ti, de tus recuerdos y experiencias, de tus sueños y esperanzas, es un reflejo de tu vida y por ello, mientras vivas dentro de ti se estará fraguando un pregón, hasta que el último día el “He Dicho” lo ponga Dios.


¿Qué parte ha sido la más fácil de escribir?

El Domingo de Resurrección, y permíteme que no de más detalles. Pero si lo estimáis oportuno me comprometo el día 18 a haceros llegar el texto y entonces veréis con claridad meridiana el porqué de mi respuesta.

¿Cuántos pregones has dado anteriormente Rafael?

Uno. El Pregón de la Esperanza, de mi hermandad de la Santa Cruz de Morón, en el año 2010

¿Cuál han sido los pregones más emotivos para ti en tu localidad y en Sevilla en los últimos años?

Muchos. Yo diría que todo pregón tiene sus cosas bellas, sobre todo aquellas que nacen del corazón. Es difícil señalar algunos sin dejar silenciados a otros que igualmente me parecieron excelentes. En cualquier caso destacaría en Sevilla: Joaquín Caro, Carlos Herrera, Antonio García Barbeito y el reverendo padre Ignacio Jiménez Sánchez-Dalp. En Morón, todos a los que he tenido la oportunidad de asistir, y especialmente por motivos de amistad o aprecio los de José Antonio Carrión, Rafael Sánchez y Manolo Martín, sin olvidar el del pasado año de Juan Miguel Palma.



¿Qué le dirías a una persona que no conoce la Semana Santa de Morón para animarla a asistir y que no se debe perder?

Le diría que es una espléndida Semana Santa, muy completa, sería y bien organizada, que se vive con enorme pasión y devoción y en la que todo el mundo es bien recibido. Yo animaría a vivirla de principio a fin, ya que cada día es especial. Cada hermandad de las nueve que realizan estación de penitencia, cada paso, cada imagen, te ofrece múltiples sensaciones, y todo ello en un marco urbano lleno de contrastes y de vistas que se convierten en auténticas postales para el recuerdo.


¿Qué parecidos tiene la Semana Santa de Sevilla con la de Morón?

Tantos que sería muy largo enumerarlos todos. Para haceros una idea os diré que cuenta con una magnifica organización, una bella carrera oficial que recuerda en mucho a la sevillana hasta en los más pequeños detalles. Unos cortejos procesionales bien estructurados y con una riqueza patrimonial que en muchos casos igualan a los sevillanos. Y qué decir de sus titulares, con todo un elenco de imágenes de gran valía artística y de peso devocional. Obras de Antonio Illanes, muy prolífico en Morón, como el Cautivo, o el Cristo de la Expiración y la Esperanza, estos últimos de mi querida hermandad de la Santa Cruz. De Antonio Castillo Lastrucci como la virgen de Los Dolores y Nuestro Padre Jesús, que es para Morón lo que es para Sevilla el Gran Poder. La Soledad de Sebastián Santos. Y otras de atestiguada antigüedad y auténticas obras de arte como el Cristo Yacente de Luis de Peña, y Nuestra Señora de las Angustias y Cristo de la Victoria, que procesionan en la hermandad del Santo Entierro.

Rafael en esta última pregunta primero te damos las gracias por la amabilidad que has tenido desde el primer momento con Blogmorado y te dejamos la pregunta abierta por si quieres añadir algo.

Tan solo agradeceros vuestra deferencia hacia mi persona y desear a los cofrades una magnífica Semana Santa y que en cada rincón del mundo pueda celebrarse con todo esplendor y demostración de fe la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo.

¿QUE TE PARECE EL CAMBIO DE LAS BANDAS EN LA HERMANDAD DE LAS AGUAS?